EY! es un centro de estudios y cooperación, que nació desde el concepto de hacer Nueva Escuela. De hacernos responsables luego que llegara a nuestra cultura un sistema védico como el Yoga. 

El estudio de este sistema llamado Yoga Darshana, debe ser complementado inevitamblemente con el estudio del samkhya darhsana, del vedanta y de otros temas fundamentales. 

Hasta ahora el yoga como se ha planteado en nuestra cultura, principalmente como ejercicio físico, hace bien por dos motivos:

  • Uno, por que el eco, la reverberación de las enseñanzas de  antiguos yogis, profesores, terapeutas, investigadores muy bien preparados aún nos sigue llegando y suple aún nuestra falta de preparación

  • Dos, por que moverse y hacer ejercicio hace bien. Ojala siempre todos hicieran ejercicio, por que hace bien. Eso es un hecho. 

Esa sensación de bienestar es buena, pero da la apariencia que está todo bien, pero hay mucho más: el yoga real no solo hace bien. El yoga nos cambia la vida e incluso la existencia y con una buena guía, la cambia para mejor. Innumerable el caso de personas cuyas vidas han cambiado radicalmente con esta disciplina. Esos casos han disminuido; Tenemos personas que se sienten muy bien y ese ha sido el límite.

Cuando alguien informado se pone frente a un paciente o un practicante, usa todo su conocimiento. Podemos intuir el alma de la persona, que nivel de equilibrio tiene su ahamkara (ego); si está o no cercano a su dharma. Vemos cuanta información tiene contenida en sus hombros, en su mirada, en su frente.  

Al igual que un abogado al ver a alguien haciendo un asana de equilibrio cerca de una ventana puede calcular los efectos jurídicos de que sea persona tropiece, o que un kinesiólogo puede entender qué estructuras están involucradas en ese movimiento, Nosotros podemos ver si la estructura de la persona es de soltar o controlar, y si eso viene de su ahamkara, de su buddhi, de su manas. Entendemos si su estado interno es viksepa (disperso) o no. O si el alumno está muy intenso tal vez tiene exceso de pita, y le enseñamos sitali para que refresque su ser. Vemos si hay concordancia entre su anna (cuerpo de alimento) y ananda (cuerpo álmico). 

Todo eso requiere una preparación que se está perdiendo, y cada vez más con cursos de dos semanas o un mes, que están derechamente fuera  de la realidad. 

Para ayudar, en vez de solo criticar; es decir, para construir, se funda EY!. 

Se establece un estándar base,  en relación al conocimiento que todos quienes publican y enseñan sobre todo en el siglo XX y parte del comienzo del XXI, sin excepción usan como base. 

A partir de esa base, se crea un material base y acciones concretas:

  • Una es Escuela Abierta que comenzó en Febrero de 2019. NEY está abierto para todo quien quiera aprender esta base. La respuesta ha sido tibía o fria, pero durante febrero se han unido algunas personas, practicantes, profesores quienes han estudiado, debatido, escrito a partir de la guia de la escuela. Se le han entegado apuntes, links y explicaciones. Esas personitas nos dan toda la fé

  • Otra es el centro de estudios, en que hemos estudiado y profundizado los textos, en reuniones semanales y haciendo  cooperación interescuela.

  • Luego, las formaciones de profesores se comienzan a perfilar como lo que son: formaciones de todo quien tiene interés en aprender; algunos van a enseñar, otros a seguir practicando, otros como terapeutas o investigadores y otros complementan sus profesiones (kinesiólogos, sicólogos, médicos, profesores). Este año el primer semestre el estándar EY! es optativo en la formación. A partir del 2do semestre será el estándar fijo. 

Hemos avanzado y hecho acciones concretas. Y hay que seguir! 

Por ahora el costo es solo estudiar. Si estudias y aprendes el programa, te respaldamos. Así nos ayudamos y sobre todo nos ponemos a la altura de esta oportunidad histórica de tener en nuestra cultura una disciplina milenaria tan sabia y profunda.

 

Pronto habrán muchas más noticias.

Ernesto

Director NEY